LITIASIS RENAL Y URETERAL.

– Los litos (cálculos) renales y ureterales son muy frecuentes, sin embargo, es difícil decir con precisión cuántas personas son las afectadas en nuestro país.
– Un lito o cálculo se forma partir de cristales que se encuentran en la orina. Pueden encontrarse dentro del riñón o del ureter (estructura tubular que comunica el riñón con la vejiga y sirve para transportar la orina).
– Los cálculos renales y ureterales en ocasiones son expulsados sin ningún síntoma o molestia, pero cuando las existe, se considera una de las experiencias más dolorosas. En la actualidad, muchos de nosotros somos propensos a formar cálculos por los cambios en el estilo de vida y dieta que llevamos.

Sabías que ?
– Las personas entre los 30 y 50 años de vida son más propensos a desarrollar cálculos.
– Los cálculos renales y ureterales son 3 veces más frecuentes en hombres que en mujeres.
– 1 de cada 10 personas formará un cálculo en algún momento de su vida.
– Todos tenemos entre un 5 y 10% de posibilidades de formar un cálculo durante nuestra vida.
– Las personas que forman cálculos, tienden a hacerlo más de una vez en su vida.

CAUSAS DE LOS CÁLCULOS RENALES Y URETERALES.
– Los cálculos renales se forman cuando los minerales presentes en la orina de forma normal se cristalizan y se agregan, formando un cristal cada vez más grande. Se forman cuando existe un desequilibrio en la manera como el cuerpo produce la orina, lo cual tiene relación directa con la cantidad de agua que se ingiere y la presencia/ausencia de sustancias que precipite o inhiban la formación de los cálculos.

Pueden tener otras causas:

– Antecedentes familiares de litiasis
– Cálculos de sustancias como brushita, ácido único o urato.
– Cálculos provocados por infecciones urinarias.
– Enfermedades genéticas que predisponen a la formación de litos.
– Obstrucción en algún sitio de la vía urinaria.

Enfermedades urológicas que aumentan el riesgo de litiasis:

– Reflujo vesicoureteral
– Riñón en herradura
– Ureterocele
– Diverticulos caliciales
– Riñón en esponja
– Nefrocalcinosis

Enfermedades sistémica sé que se asocian a litiasis:

– Hiperparatiroidismo
– Enfermedades gastrointestinales
– Sarcoidosis

Diferentes tipos de medicamentos también pueden aumentar el riesgo de litiasis, sin embargo no es recomendable suspender ningun medicamento sin la autorización de su médico.

SÍNTOMAS DE LOS CÁLCULOS RENAELS Y URETERALES.

– Con frecuencia se asocian los cálculos con dolor, sin embargo, los síntomas pueden variar desde un dolor incipiente a un dolor intenso, dependiendo de las características del cálculo (tamaño, forma y localización).

DOLOR INTENSO (CÓLICO RENAL)

– Cuando el cálculo bloquea el flujo normal de la orina a través del uréter se puede presentar un dolor intenso,, denominado cólico renal. Se trata de un dolor agudo, de gran intensidad localizado en la zona lumbar y el flanco (espalda baja y costado). Dependiendo de la localización del cálculo, el dolor puede presentarse en el abdomen bajo, la ingle, el muslo, labios vaginales (mujer) y testiculo (hombre).
– La causa del cólico es el aumento súbito de la presión dentro del tracto urinario y la distensión que produce en las paredes del mismo. Suele ser un dolor denominado tipo cólico, lo que implica que no es constante y no disminuye con los cambios de posición. Quienes lo han experimentado lo describen como una de las experiencias más dolorosas, similar a la del parto en la mujer.
– Puede acompañarse de náusea, vomito, hematuria (sangre en la orina), disuria (dolor al orinar) y fiebre.
– Se considera una situación de URGENCIA, ya que pone en peligro la función del riñón, por lo que debe atenderse de inmediato.

De manera contraria, algunos cálculos se manifiestan con mínimo dolor. Algunas otras enfermedades pueden simular los síntomas de cálculos, por lo que es necesario realizar estudios para identificar la causa exacta.

El dolor puede ser controlado con analgésicos convencionales, sin embargo, cuando éstos no son eficaces, la administración de analgésicos controlados (opioides) puede ser necesaria. En los casos refractarios al tratamiento convencional, es necesaria la descompresión del tracto urinario mediante la colocación de un catéter doble J.

DIAGNÓSTICO DE LOS CÁLCULOS RENALES Y URETERALES.

– Aunque los síntomas de los cálculos en ocasiones son fáciles de identificar, es necesario realizar estudios de laboratorio e imagen que brinden la información necesaria tanto para el diagnóstico como el tratamiento de los cálculos (tamaño, forma, densidad y localización exacta).
– EXÁMENES DE SANGRE: En búsqueda de infección, así como la función del riñón.
– EXAMEN GENERAL DE ORINA: En la presencia de cálculos, es frecuente encontrar sangre en la orina, así como cristales derivados del mismo cálculo, el pH urinario es de utilidad para diferenciar algunas causas de cálculos.
– ULTRASONIDO: Método de radio diagnóstico que emplea sonido de alta frecuencia para generar una imagen. Puede brindar información básica como la presencia o ausencia de cálculos, su tamaño y dilatación u obstrucción del sistema urinario, etc.
– TOMOGRAFÍA COMPUTARIZADA: Considerada como el Estándar de Oro en el diagnóstico de cálculos de vías urinarias. Brinda información específica como el tamaño, la forma, la densidad (dureza) y la localización exacta del cálculo, lo cual es de suma importancia para decidir en el tratamiento que debe emplearse.

TRATAMIENTO DE LOS CÁLCULOS RENALES Y URETERALES.

– Es necesario individualizar el tratamiento a cada paciente. Los factores determinantes para el tratamiento de los cálculos son:
– Los síntomas
– Las características del cálculo
– Antecedentes médicos del paciente
– Tipo de tratamiento disponible y/o la experiencia de su médico
– Preferencia del paciente

– Es importante saber que no todos los cálculos requieren tratamiento quirúrgico. Dependiendo del tamaño y la localización de los mismos, en muchas ocasiones pueden expulsarse de manera natural con la orina.
– Sin embargo, si un cálculo que obstruye la via urinaria no se expulsa o se retira a tiempo, el riñón puede perder su función.

TRATAMIENTO CONSERVADOR

– Tratamiento Expulsivo: Dependiendo del tamaño del cálculo, pueden indicarse ciertos medicamentos que faciliten el paso del cálculo por la vía urinaria. Esta modalidad de tratamiento es más eficaz para cálculos pequeños y aquellos localizados en el uréter. Durante el tratamiento expulsivo, el médico debe dar seguimiento y corroborar que el cálculo se esté desplazando, así como la adecuada función del riñón.
– Disolución de los cálculos: Los cálculos compuestos de Ácido Urico, pueden ser tratados con citratos alcalinos o bicarbonato sódico. El objetivo del tratamiento consiste en modificar el pH de la orina (hacerla más alcalina) de tal manera que los cálculos ácidos disminuyan de tamaño o incluso de disuelvan en su totalidad.

LITOTRICIA EXTRACORPOREA POR ONDAS DE CHOQUE (LEOCH).
– Modalidad de tratamiento activo para cálculos que emplea ondas de sonido de alta energía, dirigidos a un punto focal específico dentro del cálculo. Es necesario contar con un equipo de LEOCH en buenas condiciones para identificar el cálculo y administrar las ondas. En respuesta a ésto, el cálculo se fragmenta en pedazos más pequeños, los cuales e eliminan por la orina.
– Su eficacia depende de:
Características del paciente (complexion)
Características del cálculo (tamaño, densidad y localización)

URETEROSCOPIA (URS).

– Modalidad de tratamiento activo que se realiza con un endoscopio (cámara) de calibre pequeño, mismo que se introduce a través de la uretra. Una vez visualizando el cálculo, se emplean diferentes tipos de energía (pneumatica, electrohidraulica, laser) para fragmentar y retirar el cálculo. Procedimiento frecuente, con altas tasas de éxito y riesgo bajo de complicaciones, sin heridas y con una rápida recuperación.

NEFROLITOTOMIA PERCUTANEA (NLPC).

– Cirugía para extraer cálculos renales de mayores dimensiones, a través de una pequeña herida en la piel. Ofrece la ventaja de extraer cálculos de gran tamaño o múltiples cálculos en una sola operación. Para este tipo de procedimiento es necesaria la administración de anestesia general.
– Aunque en comparación con la LEOCH y la URS, la cirugía PERCUTANEA es más invasiva, el riesgo de complicaciones y el tiempo de recuperación es mucho menor que en la cirugía abierta convencional.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR LA RECURRENCIA DE CÁLCULOS.

Los individuos que han formado un cálculo, pueden formar más cálculos en un futuro, sobre todo si no se identifica la causa, para ello, el Urologo determinará si existe un alto riesgo de recurrencia para lo cual es necesario un estudio metabólico amplio así com el análisis físico-químico del cálculo.

Aún en quienes el riesgo de formar cálculos es bajo, algunas modificaciones en su estilo de vida son útiles para reducir el riesgo:

– Tomar entre 2.5 y 3 litros de agua por día.
– Tomar agua durante todo el día, no pocas veces en gran cantidad.
– Procurar orinar entre 2 y 2.5 litros por día.
– Dieta balanceada.
– Comer mucha fibra, verduras y fruta (especialmente cítricos).
– Lograr una ingesta de calcio apropiada 1000 mg por día, sin embargo, cuidar no excederse, sobre todo con suplementos alimenticios.
– Dismiuir la cantidad de sal en alimentos.
– Menos proteína animal, en su lugar la proteína vegetal es la mejor elección.
– Mantener un peso ideal o «saludable».